Calambres un amigo cercano

Son contracciones musculares involuntarias, intensas y dolorosas, de aparición súbita. El músculo se tensiona y no se relaja.

Puede estar afectado solamente un fascículo muscular, el músculo entero o bien un grupo muscular completo.

En el ámbito deportivo, los calambres se originan ante:

1- Fatiga muscular

2- Deshidratación

3- Desbalances de electrolitos

Los grupos musculares más afectados son los que se somenten a mayor carga, por ende predominan las extremidades inferiores. Sin embargo, éstos pueden ocurrir en cualquier músculo de nuestro cuerpo.

1- Cuádriceps

2- Isquitotibiales

3- Gemelos

Síntomas

Se produce un dolor intenso e impotencia funcional que en carrera puede llevar al deportista al suelo.

Diagnóstico

Se aprecia un acortamiento muscular importante, así como rigidez y aumento de la tensión del músculo afectado. El deportista no puede caminar por sí mismo cuando los calambres ocurren en las extremidades inferiores.

Tratamiento

El afectado debe detener la práctica deportiva y  debe realizar una elongación del territorio afectado. Luego masajear el músculo.

Los calambres ceden tras segundos o minutos. Ante la persistencia, se debe consultar a un especialista. 

Prevención

Se basa en la correción de los factores predisponentes:

1. Poseer una condición física acorde a la exigencia deportiva.

2. Realizar un correcto calentamiento, entrenamiento, elongación y recuperación.

3. Alimentarse de forma adecuada.

4. Hidratarse según las pérdidas durante el ejercicio. Revisa nuestro artículo de hidratación.

Las pérdidas de potasio, se producen ante ejercicios de muy larga duración (superior a las dos horas) y en ambientes muy calurosos. En esos casos se pueden emplear bebidas isotónicas que contienen glucosa y electrolitos, retrasando la fatiga.  Para la recuperación en estas circunstancias, también se pueden usar frutas ricas en potasio, con la mayor concentración figura la naranja, que además tiene efecto hidratante, y luego el plátano.

Related Posts