Lesiones Musculares

Las lesiones musculares son las más frecuentes dentro de la práctica deportiva. Su magnitud es muy variada, incluye desde lesiones leves, que son las predominantes, hasta invalidantes.

El territorio muscular más afectado, corresponde a las extremidades inferiores, ya que son músculos de gran volumen que atraviesan dos articulaciones y están sometidos a alta exigencia.

Estos músculos corresponden al cuádriceps (a) , gemelos (b), isquiotibiales (c)  y aductores (d).

 

Factores predisponentes

1. Asociados al entrenamiento: como  el entrenamiento por defecto o por exceso y la insuficiencia del calentamiento.

2. Factores climáticos: como el frío y la humedad.

3. Factores intrínsecos del deportista: la edad de la persona y la falta de alimentación equilibrada.

4. Tipo de actividad deportiva: el fútbol, rugby y algunas especialidades del atletismo encabezan las disciplinas en las cuales se suelen manifestar estas lesiones.

Es importante realizar un diagnóstico, para definir el tipo de lesión,  otorgar así un tratamiento, seguimiento y una pronta reincorporación del deportista a sus actividades.

Tipos de lesiones

1. Contusión: corresponde al golpe que recibe un músculo. Se produce ruptura de los capilares  formado un hematoma, que se manifiesta como una coloración violácea de la piel cuando es superficial. La sangre también puede invadir planos más profundos y encapsularse. El dolor cede con el reposo.

2. Elongación: generalmente ocurre en contexto de un esfuerzo intenso, sobreviene un dolor fuerte y repentino, el cual genera impotencia funcional. Si no se realiza el reposo necesario (5 a 7 días), puede evolucionar a un desgarro. El dolor cede con el reposo.

3. Contracturacorresponde a un acortamiento de fibras musculares, generando aumento de la tensión muscular local. El dolor cede con el reposo. La recuperación se completa en 5 a 10 días.

4. Calambrese manifiesta como una contracción dolorosa, involuntaria y transitoria. Es un dolor que permanece en reposo.

5. Desgarros: es una distensión de la fibra muscular que supera su límite máximo de tolerancia, produciéndose ruptura de la fibra muscular. Ocurre en deportes que involucran movimientos explosivos, giros y aceleraciones. Es un dolor súbito e intenso, que obliga al deportista a detener su práctica. El dolor persiste en reposo. A la inspección puede observarse un hematoma, a la palpación se identifica un punto específico con dolor, tumefacción y contractura de las fibras adyacentes.

Existen diferentes tipos de desgarros los cuales se clasifican según características:

a. Miofacial: el cual afecta la vaina que recubre el músculo (aponeurosis) y fibras musculares periféricas. Es el más leve dentro de los desgarros.

b. Fibrilar: afecta a la fibra muscular de forma lineal, es muy fino, habitualmente no excede los 2mm de espesor y los 4 cm de diámetro. Tiene buen pronóstico.

c. Multifibrilar: abarca varias fibras musculares, por ende son varias lesiones lineales. Es de buen pronóstico. Su recuperación es más lenta por abarcar más fibras.

d. Fascicular: el compromiso es moderado, afecta al músculo en su espesor o periferia y al tejido conectivo que lo recubre (fascia). La lesión habitualmente mide 3 centímetros o más de longitud y espesor.

La recuperación puede tardar de 10 días para el desgarro miofacial hasta  8 semanas en el caso de desgarros moderados a severos.

6. Ruptura musculares una lesión grave que ocurre ante una contractura (espasmo) intenso del músculo. Se escucha un chasquido. El dolor es instantáneo y no cede. Se visualiza un hematoma y se palpa un aumento de volumen en la zona que corresponde al extremo distal de la fibra que se ha roto. Requiere cirugía.

Exámes de apoyo diagnóstico y complicaciones

Los exámenes de elección para realizar el diagnóstico de estas entidades es la Ecografía y la Resonancia Nuclear Magnética, que visualizan de buena forma el territorio muscular.

Dentro de las complicaciones que pueden existir en las lesiones musculares, está la cicatriz fibrosa, cuya persistencia tras la regeneración muscular provoca contractura y dolor con el esfuerzo, hematomas que se pueden encapsular, y calcificaciones que pueden ocurrir en el músculo, entidad conocida como miositis osificante.

Tratamiento

El reposo deportivo constituye una medida fundamental para la curación de estas lesiones.

Dentro de las primeras horas de evolución es recomendable aplicar hielo local, para controlar la inflamación.

Los antiinflamatorios tópicos y orales y los relajantes musculares en el caso de la contractura muscular son útiles según la severidad de la lesión.

Los desgarros moderados a severos requieren de Kinesioterapia para una óptima recuperación.

Para los casos graves se reserva la cirugía.

¿ Cómo prevenir las lesiones musculares?

La prevención es fundamental. Un calentamiento y un entrenamiento personalizado, aumentando las cargas de forma progresiva y paulatina acorde a la intensidad de la competencia y respetando los tiempos de recuperación favorecen a disminuir la frecuencia de estas lesiones. Toda práctica deportiva debe concluir con elongación.

No se debe olvidar que una correcta nutrición e hidratación son también aspectos primordiales. 

Fuente:

GONZALEZ ITURRI, Juan José. Lesiones musculares y deporte. Rev Bras Med Esporte [online]. 1998, vol.4, n.2 [cited  2014-07-23], pp. 39-4

MUNOZ CH., Sara. LESIONES MUSCULARES DEPORTIVAS: DIAGNOSTICO POR IMAGENES. Rev. chil. radiol. [online]. 2002, vol.8, n.3 [citado  2014-07-23], pp. 127-13

VERDUGO P., Marco Antonio. CLASIFICACION ULTRASONOGRAFICA DE LOS DESGARROS MUSCULARES. Rev. chil. radiol. [online]. 2004, vol.10, n.2 [citado  2014-07-25], pp. 53-57

Related Posts